Museo enológico

Uno de los antiguos lagares que había en el pueblo ha sido restaurado y convertido en Museo Enológico para conservar y enseñar cómo se elaboraba el vino hasta no hace muchos años.

Se trata de un edificio de la primera mitad del siglo XIX, construido según los modelos de época romana, con capacidad para 3.000 arrobas (34.500 Kg). Fue cedido por varios vecinos que tenían su propiedad en común, en diferente porcentaje, en relación a la cantidad de uva que elaboraban.